Conoce los trámites e impuestos para ser agente inmobiliario

0

Agente inmobiliarioAunque pueda parecer que se trata de una profesión sometida a muchos controles administrativos para su ejercicio -pues el principal objeto de la mediación inmobiliaria es la vivienda, bien de primera necesidad que tiene atribuida constitucionalmente una función social esencial- nada más lejos de la realidad. 

Para poder ejercer la actividad de agente de la propiedad inmobiliaria no es necesario estar colegiado, ni tener una licencia, ni un título, ni haber superado ningún examen o tener una certificación de agente inmobiliario. Es decir, cualquiera puede ser agente inmobiliario, pero no cualquiera obtendrá buenos resultados en el ejercicio de su actividad.

 

¿Qué te diferenciará de la competencia? 

Básicamente estar debidamente formado para poder desenvolverte en el complicado mundo de la inmobiliaria y estar colegiado. Ninguna de las dos cosas son obligatorias, pero la formación la consideramos esencial y el contar con un profesional colegiado ofrece al cliente una actuación que se ajuste a criterios de independencia y transparencia, y que además cuente con la ayuda del Colegio en materia jurídica y técnica.

Podrás encontrar mucha información en internet sobre las aptitudes que necesita un API, sobre las ventajas y desventajas de ser agente inmobiliario libre, etc, aunque en este artículo nos vamos a centrar en orientarte sobre los trámites que debes realizar para ejercer legalmente la actividad y los impuestos que deberás liquidar.

 

Trámites para darte de alta

  • Darte de alta en Hacienda mediante el modelo 036 o la versión simplificada 037. Lo puedes hacer presencialmente pidiendo cita en la Agencia Tributaria o si dispones de certificado digital a través del siguiente enlace de la página web de Hacienda. 
  • Darte de alta en Seguridad Social. De nuevo lo puedes hacer presencialmente yendo a una oficina de la Seguridad Social donde debes presentar tu dni y tu alta en Hacienda. También, si dispones de certificado digital puedes darte de alta a través de la Sede Electrónica de la Seguridad Social aquí, la primera opción Alta en RETA.

 

Epígrafe para tu alta en Hacienda

Para darte de alta en Hacienda necesitarás encuadrar tu actividad en un epígrafe de IAE concreto. El que debes marcar es el siguiente: Grupo 721. Agentes Colegiados de la Propiedad Industrial y de la Propiedad Inmobiliaria. Esta actividad es considerada profesional, por ese motivo se incluye en la sección segunda del Real Decreto Legislativo 1175/1990 del impuesto sobre actividades económicas.

 

Habitación para tu actividad

Recuerda indicar los metros cuadrados de la habitación donde desarrollas tu actividad. Una de las ventajas de ejercer la actividad como agente inmobiliario libre es que no necesitarás un local abierto al público, pero sí necesitarás un espacio donde gestionar tus asuntos. Normalmente los profesionales dedican parte de su vivienda al ejercicio de su actividad, y desde el 01/01/2018  la Ley 6/2017 de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo permite considerar los gastos de suministros de dicha vivienda, tales como agua, gas, electricidad, telefonía e Internet, como gasto deducible en el porcentaje resultante de aplicar el 30 por ciento a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total. En este post te explicamos con más detalle cómo se calculan estos gastos.

 

¿Cómo te afecta en tu facturación el que sea una actividad profesional?

Al realizar una actividad profesional cuando emitas una factura por tus servicios a una empresa o autónomo español deberás reflejar una retención de IRPF, es decir, que tu cliente te retendrá parte de tus honorarios para ingresarlos en Hacienda a tu nombre. En estos casos la normativa convierte a tu cliente en recaudador de impuestos, ingresando en Hacienda un importe que se considerará un pago a cuenta de tu IRPF.

El porcentaje de retención podrá ser del 7% o del 15%. El 15% es el tipo general que se aplica por defecto, y el 7% solo se podrá aplicar a los profesionales que inicien su actividad (después de haber estado sin ejercer actividad económica en los últimos 12 meses) durante el ejercicio de inicio de la actividad y los 2 ejercicio siguientes.

Te ponemos un ejemplo de los cálculos de una factura con una retención del 15%:

 

Honorarios del agente inmobiliario…………….1.000,00 €

IVA 21%……………………………………………..210,00 €

Retención -15%……………………………………-150,00 €

Total factura………………………….…….……1.060,00 €

 

En el caso de que factures a particulares, como suele ser lo habitual, no deberás reflejar ninguna retención.

 

El IVA

La actividad de agente inmobiliario está sujeta a IVA lo que significa que deberás reflejar el 21% de IVA en tus facturas, como te hemos indicado antes, y además presentar trimestralmente el modelo 303 de IVA (fechas de presentación: 1T-20/04, 2T-20/07, 3T-20/10, 4T-30/01) y el modelo 390 de resumen anual de IVA (fecha de presentación: 30/01).

En el modelo 303 tendrás que reflejar todo el IVA que has repercutido en tus facturas de ingresos y restarle el IVA que has soportado en los gastos que hayas tenido que asumir para el ejercicio de tu actividad. Si el resultado es positivo tendrás que ingresar ese importe en el trimestre correspondiente, y si es negativo, lo podrás compensar en el trimestre siguiente. Solo en el caso de que el importe sea negativo en el modelo 303 del 4º trimestre, podrás solicitar la devolución.

 

El IRPF

Normalmente los agentes inmobiliarios facturan a particulares, por lo que sus ingresos no estarán sujetos a retención, y en ese caso la normativa estipula que deben presentar modelo 130 trimestral como pago a cuenta de su IRPF anual. 

 

¿A cuánto asciende el importe de ese modelo? 

Pues deberás ingresar trimestralmente el 20% de tu rendimiento neto, es decir, al resultado de ingresos menos gastos le aplicamos el 20% y obtenemos el importe a ingresar.

Debes saber que la suma de los importes ingresados en los cuatro modelos 130 del año no es el pago de IRPF que te corresponde, es simplemente un pago a cuenta que a la hora de elaborar tu renta se tendrá en cuenta para minorar el importe que te corresponda pagar o incluso que te podrán devolver.

 

Cuidado con los pagos en efectivo

El artículo 7 de la Ley 7/2012, de 29 de octubre, establece que no podrán pagarse en efectivo las operaciones en las que alguna de las partes intervinientes actúe en calidad de empresario o profesional, con un importe igual o superior a 2.500 euros o su contravalor en moneda extranjera.

En el caso de detectarse este tipo de operaciones, se estaría cometiendo una infracción administrativa grave sancionada con el 25% aplicado sobre la cuantía pagada en efectivo.

 


Asesor fiscal y abogado. Responsable de las áreas fiscal y contable.

¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)


Más en Fiscal
Modelo 720
¿Tienes propiedades, cuentas bancarias o valores en el extranjero? ¡Cuidado con el modelo 720!

El modelo 720 no es más que una declaración informativa sobre bienes y derechos situados en el extranjero. Visto de...

Cerrar