Notificaciones electrónicas, ¿estoy obligado?

0

Autónomo desde casa

No ha trascurrido mucho tiempo desde que las notificaciones electrónicas se establecieron como el medio preferente (fue el 2 de octubre de 2016) y desde entonces son cada vez más los contribuyentes que optan por este sistema de notificaciones. Los requisitos que debe cumplir cualquier medio para realizar notificaciones son:

  1. tener constancia de la recepción por el interesado o su representante,
  2. la fecha, la identidad y el contenido del acto notificado.

 

Las Administraciones, reglamentariamente, pueden establecer la obligación de practicar electrónicamente las notificaciones para determinados procedimientos y para ciertos colectivos de personas físicas que por razón de su capacidad económica, técnica, dedicación profesional u otros motivos quede acreditado que tienen acceso y disponibilidad de los medios electrónicos necesarios.

 

Están obligados a relacionarse a través de medios electrónicos con las Administraciones Públicas para la realización de cualquier trámite de un procedimiento administrativo (incluidas las notificaciones), al menos, los siguientes sujetos:

a) Las personas jurídicas.

b) Las entidades sin personalidad jurídica.

c) Quienes ejerzan una actividad profesional para la que se requiera colegiación obligatoria, para los trámites y actuaciones que realicen con las Administraciones Públicas en ejercicio de dicha actividad profesional.

d) Quienes representen a un interesado que esté obligado a relacionarse electrónicamente con la Administración.

e) Los empleados de las Administraciones Públicas para los trámites y actuaciones que realicen con ellas por razón de su condición de empleado público, en la forma en que se determine reglamentariamente por cada Administración.

 

Las personas físicas, salvo que estén obligadas por la pertenencia a algunos de los colectivos anteriormente relacionados, podrán elegir en todo momento si se comunican con las Administraciones Públicas para ejercitar sus derechos y obligaciones a través de medios electrónicos (sede electrónica de las distintas administraciones o dirección electrónica habilitada -DEH-).

 

Las ventajas de este medio de notificaciones son evidentes, es muy cómodo recibir un correo electrónico y acceder a la página de la DEH (Dirección Electrónica Habilitada) o a la Sede Electrónica de la AEAT desde cualquier punto de acceso a internet con tu portátil y tu certificado digital instalado. La notificación se entenderá practicada y se iniciarán los plazos de respuesta (normalmente 10 días hábiles -no se computan ni sábados, ni domingos, ni festivos) a partir del momento en el que se produzca el acceso a su contenido. Debes saber que la notificación se mantendrá como pendiente de entrega durante 10 días naturales (se incluyen todos los días en el cómputo), transcurrido ese plazo se considerará practicada la notificación.

 

El plazo comenzará a contar a partir del día después de su puesta a disposición. Por ejemplo, las notificaciones que se pongan a disposición el día 1 entre las 00:00 y las 23:59 y no hayan sido recogidas, se entenderán notificadas automáticamente el día 12. Sería como rechazar la notificación en papel de la AEAT que nos trae el cartero o como si no ir a recoger a la oficina de correos la notificación con el aviso que deja el cartero.

 

Todas las comunicaciones y notificaciones estarán 30 días naturales en el buzón de la DEH. Durante ese período, si han sido leídas, se podrá visualizar por completo su contenido cuantas veces se precise. Con posterioridad a este plazo, sólo se podrán consultar en la sede electrónica de la Agencia Tributaria. Es decir, si se lee es como si se firma el acuse de recibo de la carta certificada que trae el cartero.

 

En el caso de que fueran rechazadas expresamente o hubiera expirado el plazo de 10 días sin haber accedido, la consulta completa de las comunicaciones y notificaciones sólo podrá realizarse a través de la sede electrónica de la Agencia Tributaria.

 

No obstante, el documento completo en el que consta el acto notificado estará disponible mediante el acceso a la sede electrónica de la AEAT, seleccionando los expedientes del interesado que consten como ya notificados.

 

Por tanto, el mayor inconveniente de este sistema de notificación es que la inactividad por parte del contribuyente, con la intención de prolongar el procedimiento, es del todo ineficaz, pues transcurrido el plazo de 10 días se entenderá practicada la notificación. En el caso de utilizar el sistema de correos tradicional, tras un primer intento de entrega fallido, se debe realizar un segundo intento, y si este también es fallido se requerirá la comparecencia del contribuyente en las oficinas de la Administración, y por último la publicación en edictos o en el BOE.

 

Nuestro consejo, viendo que la notificación se hará efectiva de una forma u otra, es darse por notificado e informado y atender el requerimiento de la Administración, pues así evitas incumplimientos de plazos y la consiguiente comisión de infracciones administrativas.

 

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone

Asesor fiscal y abogado. Responsable de las áreas fiscal y contable.

¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)


Más en Fiscal, tecnologia
Alquiler oficina
IVA deducible si alquilas tu vivienda a una empresa

Viendo el auge en el mercado del alquiler en algunas ciudades, muchos propietarios se plantean alquilar sus pisos. Muchos los...

Cerrar