La importancia del descanso para el autónomo

0

Descanso autónomos

Hoy vamos a dedicar este artículo a hablar del descanso, una parte vital en la vida de cualquier autónomo que normalmente se reduce al mínimo. Pues sí, porque no es bueno que nuestras obligaciones superen nuestras necesidades. Tenemos que trabajar, pero trabajar sin rendir es igual a no trabajar.

 

Como seguro sabrás se han realizado muchos estudios acerca de la siesta y de sus efectos, y lo cierto es que en todos ellos se saca una connotación positiva. España en concreto ha sido muy criticada por el hecho de promover la siesta, pero está comprobado que después de una siesta somos mucho más productivos, y las razones son puramente fisiológicas.

 

Nuestro cuerpo tiene un diseño muy avanzado, somos capaces de hacer muchas cosas a la vez, pero tenemos nuestros límites (unos más altos que otros). Cuando nos levantamos por la mañana es recomendable tomarse un tiempo para desayunar y coger fuerzas, la alimentación ayuda a rendir en el día que tenemos por delante, conforme avanza la mañana nuestra mente se va saturando de información y, por lo tanto, se cansa.

 

Si después del almuerzo, teniendo en cuenta que la digestión genera un esfuerzo, y sobre todo si hemos comido mucho, sometemos a nuestra mente a más actividad, bajamos nuestro rendimiento. El cuerpo se debilita y deja de ser productivo, una siesta lo puede arreglar.

 

Por supuesto, no debe confundirse una siesta con dormir una hora. La siesta debe durar entre 20 y 25 minutos, a lo sumo media hora, ya que si el sueño se prolonga a hora u hora y media obtenemos el efecto contrario, nos levantaremos cansados y más adormecidos que antes.

 

El sistema de trabajo muchas veces no permite que los empleados de una empresa se echen una siesta, es decir, jornadas de trabajo hasta las 6 de la tarde, que impliquen comer en el trabajo. Si este es tu caso, al menos, deberías tomarte 15 o 20 minutos de descanso, relajarte y desconectar del trabajo, si es posible incluso salir del entorno en el que realizas tu actividad, desconecta, esto te ayudará a afrontar las horas restantes de trabajo.

 

Ten cuidado porque no a todo el mundo le sienta bien una siesta o puede permitírsela. A algunas personas les cuesta alcanzar el sueño y no pueden dormir la siesta. En ese caso opta por lo que hemos comentado anteriormente, desconecta del trabajo haciendo algo que te guste.

 

Y ahora que empieza un año nuevo, sería muy buena idea no solo centrarte en los objetivos que quieres alcanzar durante este año, sino también en tu descanso y cómo incluirlo en tu rutina diaria.

 



¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoración)


Más en Otros
Reinvertir vivienda
Demostrar que tu vivienda es la habitual

Desde hace algunos años, las compañías eléctricas tienen la obligación de presentar una declaración anual de los contratos de suministro...

Cerrar