Llega el verano y te planteas alquilar tu vivienda habitual

0

Alquilar tu habitación

El planteamiento puede parecer muy sencillo: “Vivo en una zona turística en la que se cotizan muy bien los alquileres vacacionales en los meses de verano, y he decidido alquilar mi vivienda temporalmente, con la intención de volver en el mes de octubre”. Es posible que en tu caso dispongas de una segunda residencia, o simplemente tienes la oportunidad de cambiar de aires a otro país durante los meses de verano, en cualquier caso, tú quieres que tu residencia siga siendo la habitual.

Pues aunque pueda parecer sencillo, si aún eres de los afortunados que disfrutan de la deducción por adquisición de vivienda habitual, no lo es tanto, pues puedes perder esa deducción.

 

Antecendentes a partir de 2013

Para empezar vamos a recordar cómo quedó la deducción por adquisición de vivienda a partir del ejercicio 2013. Esta deducción fue eliminada a partir del 01/01/2013, de forma que cualquier contribuyente que adquiriera una vivienda a partir de esa fecha no podía deducirse nada en su declaración de renta. Sólo los afortunados que ya estaban disfrutando de ella podrían seguir haciéndolo, es decir, solo los contribuyentes que adquirieron su vivienda habitual antes del 01/01/2013 y se practicaron deducciones por las cantidades satisfechas para la adquisición en el ejercicio 2012 o anteriores.

 

Algunos números…

Si perteneces a este grupo de contribuyentes y estás planteándote alquilar temporalmente tu vivienda habitual, debes saber que perderá el carácter de habitual durante el período de alquiler, y por tanto no podrás aplicarte la deducción en proporción a ese período. Pero eso no es lo más grave, puesto que seguro que te conviene reducir la deducción a cambio del importe que percibirás por el alquiler. Lo más grave es que debes consolidar de nuevo el incentivo residiendo durante al menos 3 años de forma continuada. Lo que significa que esta estrategia solo la podrás llevar a cabo cada 4 veranos.

 

Si a pesar de todos estos inconvenientes, tienes claro que le quieres sacar partido a alquilar durante el verano tu vivienda habitual, puedes plantearte el alquilar una habitación, compartiendo tu vivienda con los inquilinos. En el resto de países de Europa es algo cada vez más habitual y que practican todo tipo de propietarios, desde jóvenes solteros a parejas, incluso personas mayores jubiladas. Una de las empresas que más está potenciando este tipo de alquileres es Airbnb, ahí podrás encontrar alojamientos en todo el mundo y también podría estar el tuyo.

 

Ventaja interesante

La ventaja de esta alternativa es que el inmueble sigue teniendo el carácter de habitual, por lo que podrá seguir aplicando la deducción por adquisición de vivienda, sólo tendrá que reducirlo de forma proporcional al número de metros de la habitación y al número de días que la haya tenido alquilada durante el año.

 

Ejemplo práctico

Pongamos un ejemplo. Tu casa tiene 100 m2, y la habitación que alquilas mide 10 m2, y la has alquilado durante un total de 125 días durante el año. El alquiler te ha reportado unos ingresos de 5.625,00 € (125 días por 40,00 € -precio orientativo-), y ¿en cuánto se te reduce la deducción? Si partimos de que pagas 700,00 € de hipoteca, el total de deducción aplicable ascendería a 1.260,00 € del total abonado durante el año (700,00 € x 12 meses = 8.400,00 € x 15% de deducción).

 

Para calcular lo que no podrías aplicarte como deducción tendríamos que hacer la siguiente operación:

La parte de la vivienda que se alquila supone el 10% del total de metros, por tanto, debes reducir el total de deducción en un 10% (-126,00 €). Ese sería el resultado final si hubiéras alquilado la habitación los 365 días del año, pero al alquilarla solo 125 días, la parte proporcional solo supondría un descuento en la deducción de 43,15 €.

 

En conclusión, en el caso planteado, la deducción se reduce en 43,15 €, y los ingresos obtenidos con el alquiler han sido de 5.625,00 €, y aunque se tendrá que tributar por estos ingresos, es patente el beneficio económico que podemos obtener sin además renunciar a la deducción.

 


Asesor fiscal y abogado. Responsable de las áreas fiscal y contable.

¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoración)


Más en Arrendamientos, Fiscal
renta
Renta 2016: quién no está obligado a presentarla

La novedad este año en renta, como ya sabrás, es que desaparece definitivamente el programa PADRE y en vez de...

Cerrar