Los contratiempos de tus proveedores tambien son los tuyos

0

proveedores

Si tienes un negocio, sabes muy bien la importancia de tener buenos proveedores y si en algún momento éstos han pasado por un período problemático, cómo te puede llegar a afectar. Dado que todos los negocios son un conjunto de procesos, los cuales enlazan unos con otros, un vaivén en cualquiera de ellos supone la puesta en jaque del resultado final, y por consiguiente, un alto riesgo de que llegue a afectar al cliente final, viéndose perjudicada su satisfacción y con ello que no te vuelvan a comprar el producto o servicio. Existen algunos aspectos que te pueden ayudar a mitigar los riesgos derivados de los problemas con los proveedores. Veamos algunos de ellos.

 

Diversificar el riesgo operativo

Esto supone tener varios proveedores que nos puedan suministrar, de forma que, si nuestro proveedor habitual tiene una demora de entrega o no puede asumir un encargo por algún motivo, debemos tener al menos 2 proveedores en la recamara a los que les podamos hacer nuestros pedidos.

 

Limitar el riesgo financiero

Es extremadamente importante realizar una buena negociación de pago con los proveedores. Intentar, en la medida de lo posible, hacer los menores pagos anticipados para evitar pérdidas en caso de que los proveedores tengan problemas importantes. Aunque éste último punto es complicado ya que existen empresas que solicitan el pago íntegro anticipado, mediante factura proforma, aun así, siempre es conveniente buscar alternativas.

 

Colaborar con el proveedor para alinear esfuerzos

En algunos sectores se puede ver que existe cohesión entre los proveedores y clientes, para así conseguir un objetivo final común y aminorar costes, alcanzar calidades y precios que de forma separada no podrían asumir. Son alianzas estratégicas que se establecen entre cliente-proveedor. Un sector donde suelen darse estas alianzas es el de la automoción, ya que es un sector muy vanguardista.

 

Aumentar niveles de stock

En este aspecto siempre nos hacemos la misma pregunta, ¿qué es peor, una rotura de stock o tener dinero parado? Y así se abre el debate. Lo cierto es que siempre hay que contar con un stock mínimo, pero también puede ser interesante tener en cuenta ciertas peculiaridades de los proveedores, como periodos de vacaciones o negocios con campañas o estacionalidad.

Es muy importante para los que realicen compras fuera de nuestras fronteras, tener en cuenta las festividades de otros países, como ejemplo, el año nuevo chino se celebra siguiendo un calendario completamente diferente al español y es el acontecimiento más importante en China. Por ello, no esperes que los pedidos realizados en torno a estas fechas lleguen justo a tiempo, deberás realizar pedidos dobles anteriormente por lo que pueda pasar.

 

Seguir de cerca a los proveedores

Actualmente hay mucha información disponible a nivel empresarial, desde datos contables (por su obligatoriedad de ser públicos) como de su día a día por su presencia en Internet y si es en redes sociales, aún mayor. Esta búsqueda es importante en general ya que puedes preferir que no se te relacione con una empresa en concreto pues puede estar inmersa en casos de corrupción, cometer infracciones medioambientales o incluso financiar actividades ilegales.

 

Poniendo en práctica moderada estas propuestas, conseguirás aminorar los efectos negativos de los imprevistos de los proveedores y salvaguardar la imagen de la empresa.

 

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone


¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoración)


Más en Otros
¿Qué me puedo deducir en el piso que alquilo?

La forma de deducir los costes de las obras realizadas en un piso en régimen de alquiler dependerá de la...

Cerrar