Cómo saber si mi negocio funciona con Time-to-tomb

0

En e-autonomos.es recibimos muchas veces la pregunta: “¿Cómo puedo saber si mi negocio va a funcionar y cuánto me quedará para cerrar?” Es una pregunta que todo emprendedor se debe hacer y buscar una forma de calcular este riesgo. Existe un método de calcular cuánto le queda a tu negocio para cerrar, es decir, medir su esperanza de vida. Es el denominado “time-to-tomb”, que quiere decir “tiempo para llegar a la tumba”. En el post de hoy vamos a analizarlo y ver cómo lo podemos aplicar.

 

1) Calcular el “time-to-tomb”

“Time-to-tomb”, aunque suene así de dramático, no es más que una métrica muy útil para los emprendedores que ayuda a calcular en qué momento están de su negocio e ir viendo mes a mes cuál es su evolución.

 

Existen dos formas de calcular el “time-to-tomb”. El resultado son los meses que le quedan a la empresa para cerrar.

 

  1. Esperanza de vida de la empresa antes de empezar – este cálculo te servirá para saber cuántos meses la empresa se puede mantener sin que tenga clientes. Es el peor de los casos, pero hay que planteárselo para tener clara la decisión en caso de que ocurra.

 

Esperanza de vida = El capital inicial / Gastos previstos

 

  1. Si sabes con certeza que vas a tener clientes – este cálculo se recomienda hacerlo desde el primer mes de “abrir” el negocio. Calcula en todo momento, dependiendo de los ingresos obtenidos, cuántos meses quedan antes de tener que invertir más dinero o cerrar.

 

Time-to-tomb = (Capital inicial + Ingresos) / Gastos

 

2) Los cálculos paso a paso

Te recomendamos que hagas estos cálculos en un documento excel. Para ello, vamos a ver cómo aplicarlo para un mes, porque para los siguientes es simplemente copiar las columnas con las fórmulas ya aplicadas.

 

Empieza dividiendo una columna del excel en 3 partes (si calculas la esperanza de vida, solo 2 partes): gastos mensuales, ingresos mensuales, saldo en la cuenta bancaria.

 

2.1. Gastos mensuales

En este apartado te recomendamos ponerlo todo:

  • Teléfono, alquiler local (luz, agua y, en general, gastos adicionales del local).
  • Tu cuota de autónomo y en el caso de que tengas trabajadores, sus nóminas y seguros sociales.
  • Campañas de marketing – tanto las campañas online en redes sociales como las offline en soporte de papel o cartelería, etc.
  • Inversiones – si has tenido que invertir en acondicionar un local, todos los gastos de obra. Si los pagas en varios meses, calcula cuánto sería la cantidad que pagas al mes y añádela para este mes.
  • Si has pedido un préstamo, pon la cuota del mismo.
  • Impuestos Hacienda – si te sale a pagar en el primer cierre trimestral, estas cantidades de los impuestos las debes introducir aquí.
  • Tu sueldo – sí, lo has leído bien. Muchos emprendedores dicen que no van a tener sueldo “hasta que esto no empiece a marchar”. Pero para poder calcular si “esto” va a funcionar, tenemos que contar con todos los gastos. Después, si quieres, esta cantidad de sueldo la puedes poner a los 6 meses como “inversión adicional” y ver así cuántas veces has tenido que invertir para que el negocio empiece a funcionar.

 

2.2. Capital inicial

Es lo que tenías ahorrado antes de empezar el negocio en tu cuenta bancaria. Seguro que tenías al menos 100 € para cubrir gastos de desplazamiento (para ver algún cliente) o para cualquier imprevisto. Si el capital inicial que tienes es un préstamo que has pedido, entonces pon la cantidad completa aquí, no importa que en gastos hayas puesto la cuota mensual de este mismo préstamo.

Una vez que empiece el segundo mes, esta cantidad pasa a ser la base que tienes restante en tu cuenta bancaria. Es decir, si tenías 3000 euros antes de abrir y has tenido que pagar ciertas cosas durante el primer mes, a principios del segundo tienes en tu cuenta bancaria 2600 euros. Esta es la cantidad que debes poner

 

2.3. Ingresos

Son los ingresos de clientes que hayas tenido durante el mes.

 

3) Forma de aplicar el cálculo

Lo ideal es que hagas un análisis de Esperanza de vida antes de abrir el negocio. Después, calcular el “time-to-tomb” mes a mes. Especialmente a los 3 y 6 meses, sacar los datos y ver cuál es la “tendencia” en el número de meses que quedan. Si los meses van en aumento, significa que la idea desarrollada va viento en popa. Si por el contrario van hacia abajo, podemos saber que pronto hará falta invertir más dinero o tomar la decisión de cerrar.

 

Muchas instituciones y otros métodos recomiendan hacer un análisis de situación anual o incluso a tres años. Nosotros desde e-autonomos te recomendamos que lo hagas a menudo, ya que los tiempos de crisis y el estado de la economía tan cambiante, nos ha demostrado que es mejor tener toda la información antes de endeudarte y al año o a los tres, darte cuenta que no funciona.

 

4) Ejemplo práctico

Vamos a ver un ejemplo práctico de una emprendedora y cómo ha desarrollado el cálculo en su primer mes de haber empezado su negocio. Se trata de una diseñadora de blogs que además imprime camisetas de diseño propio en un local alquilado.

 

Capital inicial = 5.000 euros (préstamo)

Gastos = 758,34 €

  • teléfono = 30 €
  • alquiler local = 320 €
  • luz local = 50 €
  • autónomo = 50 € (Tarifa Plana)
  • préstamo cuota mensual = 208,34 €
  • campaña marketing usando Google Adwords = 100 €

 

Ingresos = 1700 €

  • cliente que necesitaba un blog muy sencillo = 450 €
  • cliente que necesitaba camisetas para sus 50 empleados en un congreso = 1250 €

 

De esta forma, al acabar el primer mes, el cálculo es:

 

Time-to-tomb (en meses) = (5.000 + 1.700) / 758,34 = 8,84

 

En su segundo mes el cálculo es muy parecido, pero ya no tenemos en cuenta el capital inicial, sino en total lo que le queda en su cuenta bancaria.

 

Cuenta bancaria al empezar el mes = 6.700 €

Gastos (al acabar el mes) = 844,30 €

Ingresos (al acabar el mes) = 980 €

 

Time-to-tomb (segundo mes) = (6.700 + 980) / 844,30 = 9,1

 

Aunque parezca inevitable, no debes centrarte en lo que te sale el primer mes ni ponerte nervioso. Por ello se recomienda que dejes pasar al menos 3 meses antes de ver la evolución. Tal y como vemos en el ejemplo, parece que la tendencia del negocio de esta chica emprendedora va hacia arriba. Puede incluso que en algún momento tenga algún bajón, pero esto no debe desanimarte, sino más bien hacerte que te empeñes aún más en buscar clientes y ofrecer un buen servicio.

 



¿Te ha sido de ayuda este artículo?



Más en Emprendedores
madre, trabajadora, autónoma, embarazo, bebe
Madre, trabajadora y autónoma

Cómo ya sabéis, en e-autónomos ofrecemos la posibilidad de que publiquéis vuestros artículos, siempre que traten temas de interés para...

Cerrar