Cómo ser un autónomo ejemplar en contabilidad

0

pincel, traje, hombre, corbata

En las oficinas debe primar el orden ante todo y no va a ser menos cuando hablamos de contabilidad. No tener la contabilidad ordenada puede suponer pagar un mayor número de impuestos ya que Hacienda puede reclamar la presentación de los documentos exigidos y, si no los tienes, puede suponer una multiplicación de los impuestos a pagar. La contabilidad te servirá para saber en todo momento lo que has ingresado por tu actividad y lo que has gastado, es simplemente un control para saber el estado de tu negocio.

Cuando un emprendedor se plantea comenzar una actividad, la contabilidad es uno de los aspectos más descuidados, por eso queremos enseñarte qué es lo que tienes que tener en cuenta. Lo cierto es que para los autónomos la contabilidad es algo sencillo, solo tienes que tener en cuenta tus ingresos y tus gastos:

 

1. Ingresos

El autónomo debe llevar un libro de registro de las facturas emitidas como resultado del desarrollo de su actividad. Se denomina libro, pero es algo tan simple como un listado de todas las facturas emitidas, por orden cronológico, y en el que debes introducir:

  • número de factura
  • fecha de emisión
  • cliente
  • naturaleza de la operación
  • base imponible
  • tipo de IVA
  • importe del IVA
  • retención de IRPF (si es necesario)

La función de este libro es controlar lo que has facturado durante un trimestre y sirve para contabilizar los ingresos. Hacienda establece que la numeración de facturas debe ser de menos a más y continua, es decir que debes empezar por la factura número 1 y no debe haber un salto en la numeración (romper o prescindir de una factura) ni un duplicado.


2. Gastos

Como autónomo debes controlar los gastos necesarios para el desarrollo de tu actividad. Solo sabremos si el negocio va bien cuando comparemos ingresos con gastos.

Para que un gasto pueda ser considerado como deducible fiscalmente debe cumplir dos requisitos:

  1. Estar afecto a la actividad (es decir, producirse debido al desarrollo de la actividad).
  2. Ser necesario para la misma.

Aquí tienes una selección de artículos que pueden ayudarte a saber qué gastos son deducibles y cuáles no.

Estos gastos deben quedar reflejados en estos libros:

  • El libro registro de facturas recibidas. Listado en el que deben contabilizarse todas aquellas facturas que el autónomo recibe, y que reflejan compras tanto de bienes como de servicios obtenidos por el autónomo para el desarrollo de su actividad.
  • El libro registro de bienes de inversión. Los bienes de inversión son aquellos bienes que ha comprado el autónomo para el ejercicio de su actividad (ordenador, vehículo, maquinaria) que tienen una vida útil superior al año. Estos bienes se imputarán como gasto de forma proporcional a los años de vida, es decir, un ordenador con un coste de 900 €, se imputará como gasto en 3 ejercicios, imputando en cada uno de ellos 300 € de gasto de amortización.
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone


¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)


Más en Contable
Freelance, trabajador, autónomo, letras, madera
Los 7 gastos inevitables de un freelance

Para que un autónomo pueda superar económicamente el mes, debe hacer frente a un conjunto de gastos, ya que sin...

Cerrar