Vuelta al cole

0

 

20140825

Y sin darnos cuenta hemos llegado de nuevo a esa época en que los niños están nerviosos por ver de nuevo a sus compañeros y maestros, y a los padres les duelen los bolsillos al comprarles todo el material que necesitan. Empieza un nuevo curso, y todos volvemos al “cole”.

Más de uno se animará a vender cosas para la vuelta al cole. Es una buena oportunidad para aumentar las ventas, que tras el parón veraniego buena falta hace. Pero antes de nada, tendrás que echarle una ojeada a los estatutos de la sociedad, y en concreto al objeto social.

En dicho apartado se indican las actividades a las que se dedica o puede dedicarse la empresa. No tiene por qué ser una sola, sino que puede ser una lista de actividades. No hace falta que estén relacionadas, pero no deben ser contradictorias entre sí.

Sin embargo, esto no quiere decir que tengas que dedicarte a todas las actividades relacionadas en la lista. Esta lista es más bien un seguro para cubrirse las espaldas. En ella suelen darse de alta todas las actividades que sea previsible que puedan llevarse algún día en la empresa.

Pero volvamos a la vuelta al cole. Por ejemplo, supongamos que  tu empresa se dedica a vender zapatos para niños, y ahora quieres aprovechar y vender también uniformes de colegio. Supongamos también que esa actividad no la tienes prevista en tus estatutos. En este caso, no puedes ejercer esa nueva actividad sin modificar los estatutos de la sociedad. Un consejo: si vas a modificar los estatutos, incluye ya de paso todas las actividades que preveas que puedas realizar en el futuro, aunque luego no vayas a cumplirlas. Así, si en un futuro deseas llevarlas a cabo, podrás hacerlo sin tener que celebrar juntas ni otorgar escritura, con lo que estarás ahorrando costes.

Sin embargo, tampoco quiere decir que no puedas hacer en tu empresa nada que se salga de la actividad descrita en los estatutos, pues sí está permitida la realización de actividades ocasionales no previstas. Estas actividades son, por ejemplo, la venta de un inmueble o una inversión de los excedentes de tesorería. Es decir, puedes realizar actividades puntuales que no tengan fines comerciales.



¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoración)


Más en Otros
Actuar contra la competencia desleal

Nuestra vida está regida por las normas. Todos tenemos que cumplir las leyes y las obligaciones que se nos imponen:...

Cerrar