Contrato de arrendamiento

0

20140808

Ya hemos mencionados en varias ocasiones las ventajas y los inconvenientes de alquilar una oficina o establecerse en un centro de negocios. Hoy comentaremos algunos aspectos importantes a tener en cuenta a la hora de realizar el contrato de alquiler del local.

Uno de los problemas que todo dueño de local tiene es la preocupación por el estado en que quedará su propiedad tras el arrendamiento. La ley es clara a este respecto: obliga a devolver el local al final del contrato en el mismo estado en que se entregó. Es una de las garantías fundamentales que tiene el arrendador, y que el arrendatario debe cumplir.

Sin embargo, en muchas ocasiones, el arrendador establece en el contrato de arrendamiento una cláusula por la cual compromete al arrendatario a devolverle el local en el mismo estado en que lo recibió. Puede parecer redundante, pero lo que sí es importante es conocer los límites que esta cláusula establece.

En concreto, debemos dejar muy claro el estado en que nos fue entregado el local. Para ello, podemos redactar una lista de los objetos que estén incluidos en el arrendamiento, sus características y el estado en que se encuentran. Así, si alguno de los elementos estaba ya deteriorado en el momento de la entrega no podrán exigirte que esté nuevo al término del arrendamiento.

Por otro lado, hay que tener cuidado con las obras de remodelación del local que vayas a necesitar para llevar a cabo tu actividad. Debes solicitar permiso al arrendador para no tener que desmantelarlas al final del contrato. Se incluyen en este apartado desde el levantamiento de tabiques nuevos hasta la instalación de elementos, como por ejemplo, aire acondicionado. Para conseguir la autorización puedes mostrarle al arrendador que van a aumentar el valor y la funcionalidad del local. Puede incluso que te descuenten el precio de estas obras de la mensualidad del alquiler.

También debes tener en cuenta que hay desperfectos que no los causa tu actividad y que, por tanto, no podrán reclamarte su reparación. Estamos hablando de desperfectos por el transcurso del tiempo, por el mal uso de los vecinos (grandes obras en los locales colindantes que provocan grietas en tu local, por ejemplo), y por el uso normal del espacio (es decir, los que se arreglan simplemente limpiando y pintando las paredes).

En definitiva, devolver un local en el estado en que se encontraba anteriormente no significa devolverlo en perfecto estado, por lo que no deben exigirte más que un cuidado normal de las instalaciones.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone


¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoración)


Más en Otros
Ley de Responsabilidad Medioambiental

El respeto al medioambiente debe estar siempre presente en nuestra vida diaria, tanto profesional como personal. Sin embargo, a lo...

Cerrar