El régimen especial en el IVA del criterio de caja y el principio contable de devengo

0

business-man-avatar-vector-1431598-m

Hoy os traemos un artículo de opinión publicado en este blog por José Manuel de la Fuente García, Economista y censor jurado de cuentas donde seguramente muchos empresarios coincidirán con sus opiniones. No os lo perdáis.

“El IVA es un impuesto sobre el consumo. Un impuesto de naturaleza indirecta que recae sobre el consumo.

La normativa del IVA se estructura con la finalidad de recaudar dicho impuesto a través de quienes tengan la condición de empresarios o profesionales.

Lógicamente el empresario o profesional debería primero recaudar y luego liquidar con la Hacienda Pública en base a la diferencia entre el IVA cobrado menos el IVA pagado.

La Ley 14/ 2013 introduce en la normativa del IVA el Régimen Especial del Criterio de Caja, cuya idea clave es que el impuesto se devenga en el momento del cobro y que el derecho a la deducción de las cuotas soportadas o satisfechas nace en el momento del pago.

Lo anterior nos llevaría a distinguir las siguientes cuentas contables:

4720    H.P. IVA soportado RECC (importe pagado)

4721    H.P. IVA a soportar RECC (importe pendiente de pago)

4770    H.P. IVA repercutido RECC (importe cobrado)

4771    H.P. IVA a repercutir RECC (importe pendiente de cobro).

Si el empresario o profesional es el recaudador del IVA, como impuesto sobre el consumo, cabe pensar que lo lógico sería que este régimen especial del criterio de caja fuera el régimen general y obligatorio.

Una economía real debe basarse en la tesorería y por eso sería necesario enunciar un nuevo principio de devengo contable y fiscal, que sería el siguiente:

“Los efectos de las transacciones o hechos económicos se registrarán cuando ocurran, imputándose al ejercicio al que las cuentas anuales refieran los gastos, entendiendo por tales los importes pagados por la adquisición de cualquier bien, derecho o servicio, sea del activo no corriente o corriente, y los ingresos, entendiendo por tales los importes cobrados por la transmisión de cualquier bien, derecho o servicio.

Estos nuevos conceptos de gastos e ingresos responderían a un principio contable preferencial como sería el de empresa en funcionamiento o de gestión continuada a lo largo del tiempo.

La clave de dicho principio contable preferencial  está en el cobro de las transmisiones, no pueden considerarse como ingreso las existencias finales y menos aún incorporar como beneficios los derivados de conceptos tales como el grado de avance. Los gastos serían los pagados. El pago por la adquisición de un bien o derecho del Activo no corriente sería considerado un gasto y ello en base al Principio de Empresa en funcionamiento. Desaparecería como gasto el concepto de amortización.

Distinguiríamos así los siguientes conceptos:

Importes debidos (cuenta del grupo 5), Gastos (cuenta del grupo 6 por ser importes pagados por la adquisición de cualquier bien o servicio), IVA soportado (cuenta del grupo 4, importe pagado por IVA), IVA a soportar (cuenta del grupo 5, importe pendiente de pago).

Importes que nos deben (cuenta del grupo 5), Ingresos (cuenta del grupo 7 por ser el importe cobrado por la transmisión de cualquier bien o servicio), IVA repercutido (cuenta del grupo 4, importe cobrado de IVA), IVA a repercutir (cuenta del grupo 5, importe pendiente de cobro).

Con un sistema así también se simplificaría la normativa de los impuestos directos que gravan el beneficio empresarial, pudiendo prescindir de deducciones, esto es de la política fiscal. Los tipos serían fijos y se establecerían sobre el beneficio, entendiendo por tal la diferencia entre ingresos (importes cobrados por la transmisión de cualquier bien o servicio) y gastos (importes pagados por la adquisición de cualquier bien o servicio, sea del activo no corriente o corriente).

Tal vez lo anteriormente expuesto sea difícil de asumir por los teóricos de la economía pero comprensible por los empresarios.”



¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoración)


Más en Fiscal
Las comunidades de propietarios y sus obligaciones fiscales

Si bien a efectos fiscales las comunidades de propietarios apenas tenían obligaciones que atender, esta situación ha cambiado ligeramente con...

Cerrar