Si trabajas en tu piso tendrás derecho a deducciones

0

Si decides iniciar una actividad por cuenta propia y el local que vas a utilizar para trabajar es un piso de tu propiedad, hay una serie de consecuencias fiscales que deberás tener en cuenta.

En primer lugar, si el piso no es tu vivienda habitual, podrás deducirte tanto los gastos que surjan de su utilización (suministros, intereses, impuestos..), como su amortización. Si además lo utilizas únicamente para tu actividad, podrás deducirte el 100% de esos gastos, incluso aunque el inmueble pertenezca, en caso de matrimonio, a ambos cónyuges.

En segundo lugar, si el piso es tu vivienda habitual, podrás también deducirte los gastos pero sólo se aplicará en proporción a la superficie que quede afecta a la actividad. Si por ejemplo dedicas 10 metros de la vivienda (de un total de 100 metros) a tu actividad, podrás deducirte el 10% de los gastos que surjan de la utilización de la vivienda. Eso sí, siempre tendrás que poder demostrar ante Hacienda que realmente utilizas esa superficie y deberás declararla ante la administración.

Pero claro, es importante saber también que al haber declarado esa parte de la vivienda como no vivienda habitual, sino como negocio, tendrá también alguna repercusión. Así, a partir del momento en que inicies la actividad no podrás aplicar la deducción por adquisición de vivienda habitual sobre la parte del inmueble que utilices en el negocio. Es más, si la afectación de la superficie se produce antes de transcurridos tres años desde la adquisición, Hacienda podría incluso considerar que esa superficie nunca ha sido vivienda habitual y exigirte devolución de las deducciones ya practicadas por esa parte. Sin embargo, se puede entender que el inicio de una actividad sería justificación suficiente para no perder la deducción, aunque no hayan pasado los tres años.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone


¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoración)


Más en Fiscal
Facturación y obligaciones fiscales en la venta de aplicaciones móviles

Si eres programador, es cada vez más frecuente vender uno mismo las aplicaciones que se programan a través de las...

Cerrar