Gastos deducibles si trabajas en casa

0

Si trabajas desde casa, quizás no lo sepas aún, pero existen una serie de gastos deducibles de los que te podrás aprovechar y de los que ya os hemos hablado en otros artículos.

Lo primero que tienes que conocer es la parte de vivienda que dedicas a tu actividad. Así, el importe de lo que te podrás dedudicr irá en función del porcentaje de vivienda, por número de metros, que realmente utilizas en tu actividad y del cual has informado previamente a la Agencia Tributaria. Ver consulta de tributos.

Entrando a conocer las ventajas fiscales de las que te podrás aprovechar, podemos encontrarnos con las siguientes situaciones:

A. Si la vivienda es de tu propiedad, podrás deducirte los gastos de la comunidad de vecinos, la amortización del inmueble, los intereses de la hipoteca en caso de que tuvieras y el seguro del hogar, además de los impuestos locales como el IBI o las tasas de basura. Y como es lógico, también podrás deducirte los gastos y cuotas de IVA que se originen por la compra del equipamiento del despacho, como mobiliario, ordenadores, etc.

B. Si la vivienda es de alquiler, podrás deducirte la parte proporcional que dediques a tu actividad en la vivienda, de la cantidad que le pagues a tu arrendador, así como los gastos que se incluyan en dicho pago, como la comunidad o el IBI, nunca suministros se no sean individualizables, es decir, que deberías tener 2 contadores de luz para poder deducirte el consumo de la habitación. Lo mismo ocurre con el agua o la calefacción. Pero esto tiene varios inconvenientes, puesto que la vivienda no se usa exclusivamente como vivienda, pues ejerces una actividad en parte de ella, el alquiler no está exento de IVA, por lo tanto, tendrías que pagar IVA por todo el precio del alquiler, cuando sólo te deducirás un porcentaje del mismo, en función del uso de la vivienda como despacho. Por otro lado, deberás retener a tu arrendador por la parte que corresponda al uso como despacho, e ingresarlo trimestralmente en el modelo 115. Por lo que en esos casos, siempre es más aconsejable utilizar el arrendamiento para aplicar la deducción estatal de alquiler en renta anual.

Y si además de esto quieres saber qué más gastos te podrás deducir, aquí tienes un pequeño listado, pero tendrás que tener en cuenta que podrás deducirte estos conceptos siempre que el gasto esté vinculado al desarrollo profesional del autónomo, documentado en factura y registrado en los libros obligatorios:

  • Cuotas de la Seguridad Social
  • Cuotas abonadas a colegios y/o asociaciones profesionales
  • Material de oficina
  • Gastos de servicios profesionales, como asesores o abotados.
  • Mantenimiento y desarrollo de software informático o páginas web
  • Publicidad
  • Gastos derivados de la asistencia a ferias y encuentros profesionales
  • Desplazamientos para el desarrollo de la actividad (billetes de tren, avión,…el uso de un turismo particular tiene ciertas peculiaridades)
  • Gastos de formación
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone


¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 3,75 de 5)


Más en Fiscal
Actividad económica en alquiler de inmuebles

Si tienes varios inmuebles que destinas a alquiler, y te interesa que esa actividad tenga el carácter de actividad económica...

Cerrar