El suspenso en los desahucios

0

Las ya famosas medidas tomadas recientemente en cuestiones hipotecarias y de desahucio que tanto han dado de sí en medios de todo tipo, puede haber originado muchas dudas y confusiones sobre qué se va a aplicar en la práctica real.

En primer lugar hay que destacar que la situación era y es realmente urgente, y es que ya sólo en la primera mitad del año 94.502 personas se vieron privadas de su vivienda por la imposibilidad de pagar sus créditos hipotecarios, por ello se explica que el gobierno haya tratado de acometer algún tipo de reforma. Por contra, hay que tener otro factor muy importante en cuenta, y es que Europa avisa de que cualquier modificación normativa que afecte a las hipotecas requerirá de su conocimiento y de su consentimiento, por lo que en cierto sentido el gobierno se tiene que atener a lo que le dejan hacer.

Entrando en materia, podemos decir que los principales puntos a tener en cuenta de las medidas tomadas son:

  • El objetivo principal del decreto es la suspensión inmediata y por un plazo de dos años de los desahucios de las familias que se encuentren en situación de especial riesgo de exclusión.
  • La medida impedirá que se proceda al lanzamiento que finaliza con el desalojo de las personas, pero no afectará al procedimiento de ejecución hipotecaria.
  • Podrán acogerse a la medida las familias numerosas; las familias monoparentales con dos hijos a cargo; las familias que tengan a su cargo un menor de tres años o algún miembro discapacitado o dependiente; las familias en las que el deudor hipotecario se encuentre en situación de desempleo y haya agotado las prestaciones sociales, y las víctimas de violencia de género.
  • Será preciso que las familias que se acojan a la suspensión no superen el límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), siendo además necesario que la unidad familiar haya visto alterada su situación económica de forma significativa en los cuatro años anteriores al momento de la solicitud.
  • Para acogerse a la medida será preciso que la cuota hipotecaria resulte superior al 50% de los ingresos netos que perciba el conjunto de los miembros de la unidad familiar, o que se trate de un crédito o préstamo garantizado con hipoteca que recaiga sobre la única vivienda en propiedad del actor y que se haya concedido para la adquisición de ésta.

Por lo aquí expuesto podemos decir que si bien toda medida en este sentido es más que bienvenida, se queda aún muy corta para paliar la grave situación de nuestro país, sólo hay que ver las noticias actuales para darse cuenta de que aún se dan muchos casos de desahucios y que esta solución no está siendo eficaz para todo tipo de situaciones.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone


¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoración)


Más en Otros
Que no soy moroso

Los impagos están a la orden del día en los tiempos que corren, por ellos los ficheros de morosos están...

Cerrar