Sobre la amnistía fiscal

0

Hoy os traemos un interesante artículo sobre la amnistía fiscal escrito por Jose María Caro experto en materia tributaria y fiscal en MEP&F. En el mismo se da un repaso a la medida tomada por el gobierno en este mismo año que abría la posibilidad de que los contribuyentes se pusieran al corriente de sus obligaciones mediante una declaración tributaria de índole extraordinario en donde se declarasen los bienes y derechos no declarados en los correspondientes ejercicios donde tuvieron que hacerlo. El texto íntegro es el siguiente:

En marzo de 2012 se aprobó una norma que permite que los contribuyentes puedan ponerse voluntariamente al corriente de sus obligaciones tributarias mediante la presentación de una declaración tributaria especial en la que declaren aquellos bienes y derechos de su propiedad que no se correspondan con rentas declaradas en el IRPF, el Impuesto sobre Sociedades (IS) o el Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR).

Dicha declaración, que tiene carácter reservado, debe realizarse hasta el 30 de noviembre de 2012 e implicará, eventualmente, la obligación de realizar un ingreso en Hacienda del 10% del importe o valor de adquisición de los bienes y derechos a que se hace alusión en el párrafo anterior que fueran titularidad de los interesados a 31 de diciembre de 2010. Dicha declaración e ingreso determinaría que no se exijan sanciones, intereses ni recargos al contribuyente y que la Agencia Tributaria le considere exonerado de cualquier responsabilidad penal.

Se trata de una ocasión excepcional y por tiempo limitado para la regularización de la situación tributaria, que resulta muy aconsejable ya que existe un proyecto de Ley para la intensificación de la prevención y lucha contra el fraude fiscal que entrará en vigor a final de año y que, entre otras medidas, prevé que el valor de los activos ubicados en el extranjero que no se declaren en España se impute, en caso de ser descubierto, como ganancia patrimonial no justificada del último ejercicio no prescrito, por la que se tributaría según las escalas generales de gravamen en el IRPF y por los tipos generales del IS o el IRNR, sería sancionable con multas del 150% del importe dejado de ingresar y conllevaría el devengo intereses de demora. Es decir, que si no se acude a la regularización fiscal voluntaria los contribuyentes tendrán que asumir que las obligaciones tributarias derivadas de estos activos en el extranjero no prescribirán nunca y su gravamen fiscal se endurecerá significativamente.

Cada caso requiere de un estudio personalizado para determinar (i) el alcance de la regularización (algunas rentas podrían estar prescritas) y (ii) la conveniencia de esta regularización extraordinaria o a una regularización ordinaria por medio de declaraciones complementarias (que podría suponer un menor coste fiscal).  Finalmente, debemos recordar que la amnistía fiscal no alcanza a otros impuestos como el IVA, el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados y el Impuesto sobre el Patrimonio, por lo que sería conveniente realizar planteamientos fiscales que permitan reducir la posible factura fiscal derivada de los mismos al mínimo legalmente exigible.



¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoración)


Más en Fiscal
Se acaba el plazo para cambiar la base de cotización en RETA

El próximo 31 de Octubre acaba el plazo para el cambio voluntario de la base de cotización en el Régimen...

Cerrar