¿Tengo que darme de alta como autónomo?

0

Si ejerces una actividad por cuenta propia y tienes dudas acerca de si debes darte de alta o no como autónomo por tener ingresos bajos, hoy en e-autonomos queremos ayudarte y explicarte que no siempre es necesario.

Si te encuentras en la situación indicada, puedes estar pensando que darte de alta no te compensa, al tener que pagar la cuota y los impuestos que correspondan, y no tener unos ingresos suficientes para que salga rentable. Pero antes de formar parte de la economía sumergida existen alternativas que te contamos a continuación.

Si bien para poder emitir una factura es necesario estar de alta en la Seguridad Social como autónomo y además en Hacienda, la seguridad social matiza la situación ya que en su normativa indica lo siguiente:

A los efectos del Régimen Especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos, (…), se entenderá como trabajador por cuenta propia o autónomo aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción por ella a contrato de trabajo, y aunque utilice el servicio remunerado de otras personas.

¿Qué significa esto? Que lo realmente importante para saber si debes darte o no de alta es que se trate de una actividad habitual, ¿y qué se considera como habitual? Puede serlo cualquier actividad que se repite en el tiempo, sin haber un baremo de número de horas ni nada parecido. Por lo tanto, ¿cuándo puedes no darte de alta? Cuando por ejemplo, te surjan trabajos eventuales sin que sea tu actividad habitual.

Otro criterio que existe, aportado por la jurisprudencia, es el del salario mínimo. Existen sentencias que han dado la razón a personas que no estaban dadas de alta porque tenían ingresos inferiores al salario mínimo interprofesional (actualmente en 641,40€/mes), pero en caso de comprobación por parte de la Administración habrá que probarlo judicialmente, con el coste que ello puede conllevar.

Por último, otro criterio a tener en cuenta para apoyar la falta de habitualidad, es que esa actividad no sea tu principal fuente de ingresos.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone


¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,20 de 5)


Más en Fiscal
Los cambios fiscales en el IVA e IRPF para los autónomos

Sabemos bien que la situación entre los autónomos está siendo compleja y que las medidas tomadas por el gobierno no...

Cerrar