Tipos de becarios

0

Tipos de becas

En nuestro ordenamiento jurídico se regulan distintos tipos de prácticas no laborales en empresas. Estas prácticas tienen diferentes cometidos y características que recaen sobre las personas que ocupan dichos puestos, comúnmente conocidas como becarias, hoy en e-autonomos.es os vamos a explicar brevemente cuáles son los tipos existentes y en qué consisten y en qué se diferencian cada una de ellas.

A)  Prácticas de los alumnos de formación profesional
Estas prácticas son exigidas para completar el ciclo formativo, pudiendo librarse de las mismas los alumnos que acrediten experiencia laboral relacionada con esos estudios. Estas prácticas, con carácter general, se realizarán una vez obtenida una evaluación positiva en todos los módulos profesionales, aunque en función de las características propias de cada ciclo formativo y de la disponibilidad de puestos formativos en las empresas, se permite a las Administraciones educativas fijar otros momentos temporales para las prácticas.

B)  Convenios de cooperación educativa para alumnos universitarios
Con la finalidad de reforzar la formación de los alumnos universitarios en las áreas productivas de las empresas preparando su incorporación futura al trabajo, se permite a las Universidades que puedan establecer, mediante un Convenio, la realización de prácticas en la empresa por parte de los alumnos de los últimos cursos de la carrera.

Para participar en esos programas de cooperación educativa se deben reunir una serie de requisitos, entre los que están que el alumno haya superado el 50% de los créditos lectivos, que las prácticas en la empresa se adecuen al título universitario que se va a obtener, que el tiempo de prácticas no compute a efectos de antigüedad, que el convenio pueda prever una cantidad de ayuda para estudios, y algunas más especificadas en la legislación vigente.

C)  Prácticas en empresas de licenciados universitarios y titulados de formación profesional
Se regulan las prácticas no laborales en empresas o grupos empresariales que formalicen convenios con los Servicios Públicos de Empleo, dirigidas a personas jóvenes que, debido a su falta de experiencia laboral, tengan problemas de empleabilidad.

Los requisitos para acceder a ellas son estar entre 18 y 25 años, con titulación oficial universitaria, titulación de formación profesional de grado medio o superior, o titulación del mismo nivel que el de esta última, correspondiente a las enseñanzas de formación profesional, artísticas o deportivas, o bien un certificado de profesionalidad. Además se exige no haber tenido una relación laboral u otro tipo de experiencia profesional superior a 3 meses en la misma actividad.

Entre las peculiaridades de este tipo de prácticas se incluyen entre otras, que la duración será entre 3 y 9 meses, que recibirán una beca cuya cuantía será como mínimo el 80% del IPREM mensual vigente en cada momento, y se le aplicarán los mecanismos de inclusión a la Seguridad Social previstos para personas que participen en programas de formación. Además el seguimiento y control de las prácticas lo llevará el Servicio Público de Empleo y los jóvenes podrán ser contratados a la finalización del programa o durante el mismo bajo cualquier modalidad contractual.

D)  Prácticas en empresas previstas en el subsistema de formación profesional para el empleo
Esta figura es la de prácticas no laborales en la empresa para los trabajadores desempleados que participen en los procesos de formación de oferta, con la finalidad de, complementando la formación teórica, lograr la reinserción laboral de los trabajadores desempleados.

Las empresas están obligadas a comunicar, antes del comienzo de las prácticas, los acuerdos y la relación de alumnos participantes a los representantes de los trabajadores. A cambio de permitir en sus centros de trabajo las prácticas no laborales, las empresas podrán recibir una compensación económica por alumno y por hora de prácticas.

Finalmente, para los alumnos participantes se prevé que tendrán cubierto el riesgo de accidente por las prácticas en la empresa, pudiendo recibir aquéllos ayudas por transporte, manutención y alojamiento, así como ayudas para la conciliación de la vida laboral de los que tengan hijos menores de 6 años o familiares dependientes

E)  Becarios de investigación para realizar la tesis doctoral
Se regula el alta en el Régimen General de la Seguridad Social de los graduados universitarios que realicen actividades de formación y especialización para la obtención del doctorado. Para ellos se contemplan dos situaciones distintas y sucesivas:

1ª. Una primera de dos años de duración en la que no existe relación laboral entre el graduado y la universidad, asimilándose su inclusión en el Régimen General de la Seguridad Social.

2ª. Una segunda fase de relación laboral, durante los dos años siguientes a la superación de la primera fase de becario, en la que ha de formalizarse un contrato de trabajo.
Finalmente, hay que señalar que para los supuestos de becas con prestaciones de servicios, o prácticas no laborales no reguladas, nuestra jurisprudencia ha perfilado los criterios a utilizar para determinar cuándo estamos ante una beca y cuándo ante un posible encubrimiento de una relación laboral, señalando que para ello habrá de estarse a qué interés es el predominante, si prima la finalidad formativa o el interés de la empresa en obtener una utilidad patrimonial de la actividad del becario. Fijándose en la actividad del becario se señalará que, si ésta es necesaria para la empresa, de modo que de no realizarse por el mismo «tendría que realizarse por personal laboral propio o ajeno de la empresa, estaríamos ante una relación laboral».

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone


¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoración)


Más en Laboral
Recibos de salarios en formato digital

En muchos aspectos del día a día, y cada vez más, el formato papel está sustituyéndose por el formato digital,...

Cerrar