Contratados por la Administración

0

Ayuntamiento

En un post anterior, titulado “Clasifica tu empresa” (http://bit.ly/fnIcY5) hablábamos sobre la posibilidad de tener a las Administraciones Públicas como cliente. En él, os contábamos cómo ser más visible en un concurso público. Hoy vamos a completar esta información con la descripción del proceso de adjudicación.

En primer lugar, veremos los requisitos que debes cumplir para poder contratar con un ente público. Son los siguientes:

–       Que no estés en concurso o sancionado con no poder contratar.

–       Que estés al corriente de las obligaciones tributarias y de la Seguridad Social.

–       Que tu empresa esté clasificada (sólo para determinadas contrataciones).

Una vez que cumplimos estos requisitos, hay que buscar la oferta pública que más nos convenga. Las Administraciones tienen dos medios para publicitar sus ofertas:

A)   En la página Web del ente público contratante. Lo más normal es que haya un apartado denominado “perfil del contratante”, en el que se pueden consultar las ofertas por él emitidas y las características exigidas para la contratación.

B)   En los Boletines Oficiales. Podéis ir haciendo un seguimiento de los Boletines Oficiales más importantes: BOE, Boletines de la Comunidad Autónoma, Boletines Provinciales…

Siempre tendréis más oportunidades para unas ofertas que para otras. Sin embargo, apúntate a todas las que veas oportunas. Aunque no te cojan, te estarás dando a conocer al ente público, por lo que tendrás más oportunidades de que cuenten contigo en una adjudicación posterior.

¿Y cómo adjudica el ente público la obra o servicio a una empresa concreta? Pues hay tres tipos de adjudicaciones:

1)    Adjudicación directa: el ente público elige directamente la empresa con la que va a contratar. Sólo puede usarse para contrataciones menores (hasta 50.000 euros para obras y hasta 18.000 para servicios). Es por este tipo de contratación por lo que es conveniente que ya te conozcan, aunque no hayas realizado ningún trabajo con ellos.

2)    Restringido: se hace un concurso entre un número de empresas restringido previamente por el ente público. A las empresas seleccionadas se les pide una propuesta y se elige la más ventajosa económicamente hablando. Aquí también es necesario que te conozcan.

3)    Abierto: igual que la restringida, pero participan todas las empresas que quieran. Es la adjudicación más conocida.

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on LinkedIn0Email this to someone


¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoración)


Más en Otros
Verdades y mentiras de la Lista Robinson

Todo el mundo habla de ella, especialmente si en la conversación se ha hablado de marketing, publicidad, protección de datos…...

Cerrar