Época de análisis

0

Calculadora

Ahora es un momento de relativa tranquilidad. Los Impuestos de Sociedades, y también los IRPF, han sido declarados; las Cuentas Anuales de su empresa ya han sido presentadas en el Registro Mercantil;  y a ti te queda un momento de tranquilidad para saber cómo te fueron las cosas en este año pasado que ha sido cerrado.

Pero ningún análisis está completo sin saber de tu competencia. Puede que tus resultados te parezcan buenos, pero tu competencia haya logrado un mayor beneficio; o que a ti te parezcan unos malos resultados, pero no sean tan malos en comparación con el resto.

Las Cuentas Anuales son públicas, y como tales pueden conseguirse en el Registro Mercantil (pagando las tasas correspondientes) o mediante empresas que se dedican a esto (te ayudarían a comprenderla mejor). De cualquiera de las dos maneras, veremos qué datos son más importantes que mires, y cuáles no son comparables.

A) Comparables:

–       Cifra de ventas: no es más que cuánto has vendido en ese año.

–       Resultado de la Actividad Ordinaria: es importante, pues muestra que lo que se gana por la actividad, y no por los gastos o ingresos atípicos (aquellos que no realizas todos los años, como vender inmovilizado).

–       Margen bruto: son tus ventas menos los gastos originados específicamente por esas ventas. Si cambia de una empresa a otra es por diferencias en el precio de compra de las materias, o el precio de venta del producto, lo cual te conviene saber.

–       Rentabilidad de los activos: hay que mirar el resultado antes de intereses e impuestos y dividirlo entre el activo total. El resultado te da la rentabilidad que le sacas a tu activo.

B) No comparables:

–       Gastos de personal: dependen mucho de si la empresa subcontrata parte del proceso productivo, o de la tipología de contratos que tenga. Si se subcontrata, tienes menos gastos de personal, pero puede que tu empresa prefiera tener el control de lo que vende.

–       Gastos financieros: dependen mucho del grado de endeudamiento de la empresa (que tengan más capital ajeno y menos capital propio provocará mayores gastos financieros, pero no por ello es peor).

Después de la comparación tendrás una mejor idea de tu propia empresa y de la estrategia seguida por tus competidores directos. Sólo te queda potenciar lo que haces bien, y mejorar aquellos aspectos en los que la competencia está ganando terreno.



¿Te ha sido de ayuda este artículo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Sin valoración)